V. López - S. Isidro - S. Fernando - Tigre - Malvinas Arg. - J. C. Paz

En papel: Desde 1993, Mensuario de Distribución Gratuita en Toda la Zona Norte

En la web: Actualización Periódica de Noticias

  ACTUALIDAD


Editorial


La necesaria reestructuración de los campeonatos de fútbol


La idea lanzada meses atrás por la Asociación del Fútbol Argentino, sobre reestructurar el torneo de Primera División nutriéndolo con la totalidad de los equipos que hoy integran el Nacional ‘B’, y constituyendo de este modo un certamen unificado compuesto por dos zonas de 18 clubes, revivió en este periodista el recuerdo de un antiguo proyecto de su autoría que data de principio del año 2000.  

Alimentó la elaboración del mismo, la visión de que la eterna crisis de nuestro fútbol no solo es económica, sino que convive en él un déficit en diversas áreas. A saber:


Crísis federal y deportiva

Los equipos del interior históricamente han sido marginados.

Recién a fines de la década del ‘60 empezaron a disputarse en la República Argentina los Campeonatos Nacionales de Primera División.

Estos torneos duraron apenas 15 años, mientras el fútbol supera los 100 de existencia.

Si bien hoy por hoy tienen alguna participación en la categoría privilegiada, en su mayoría los equipos del interior militan en los torneos de ascenso: Argentino ‘A’, ‘B’ y ‘C’, y en menor proporción en el Nacional ‘B’.

La realidad de este deporte muestra a las claras hoy por hoy la existencia de un problema mayúsculo, síntoma inobjetable de su enfermedad: ocho equipos que otrora coqueteaban permanentemente en la Primera División forman parte del Nacional ‘B’, y algunos hacen agua en él.

Uno de ellos (Atlanta), estuvo en Primera solo dos veces en los últimos 32 años y tres grandes bajaron en menos de dos temporadas (River, Huracán y Rosario Central). En tanto, San Lorenzo está muy mal en el actual campeonato. Y si zafa, también se la verá dura en el próximo, pero además, junto a Independiente y Newell’s.

Hace más de una década que se han despedido del fútbol mayor Ferro y Platense, con peor suerte para el segundo de ellos que hoy milita en la ‘B’ Metropolitana; en tanto al poderoso equipo cordobés (Talleres) apenas hace pie en la tercera categoría del interior: el Torneo Argentino ‘A’.

Pero la otra cara de la luna indica que Atlético Rafaela de Santa Fé, Godoy Cruz de Mendoza, Belgrano de Córdoba o San Martín de San Juan, tienen solidez y estructura para mantenerse y ser protagonistas en la Primera ‘A’; como así también, desde algo más abajo, los sueños de Atlético Tucumán, Boca Unidos de Corrientes, Independiente Rivadavia de Mendoza, Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Patronato de Paraná o Aldosivi están bien fundados y solventados.     

Con esta realidad a cuestas, no es una quimera ensayar una mejora en la organización de los torneos.


Igualdad de derechos


Cerca de 200 instituciones están participando en los certámenes de AFA, aunque desde algunos medios afirman la existencia de 2.000 instituciones donde se practica fútbol a lo ancho y a lo largo de nuestro extenso territorio.

De su totalidad, sólo 20 tienen la posibilidad de participar en Primera ‘A’.

¿Cuántas generaciones debe esperar el simpatizante de un club caído en desgracia, para ver a su divisa en la elit de los torneos?

La realidad de la República Argentina en nada se asemeja a la de España, Francia, Italia o Uruguay, cuyos kilómetros cuadrados suelen coincidir con Buenos Aires o Santa Cruz, dos de nuestras 23 provincias.

Por esta cuestión es un despropósito continuar con certámenes idénticos a esos países.

Por razones económicas y de distancia, es inapropiado que los equipos de toda la Argentina participen agrupados en una misma zona. Sobretodo, teniendo en cuenta:

a) El alto valor de los traslados y alojamiento de un plantel y/o el concurrente.

b) Por una cuestión de bolsillo y fatiga, viajar de un extremo al otro del país cada 15 días para acompañar al equipo de nuestros amores, no es viable llevarlo a cabo por el grueso de los hinchas que sí podrían hacerlo de un modo simplificado.

c) Más aún, si el espectáculo a disfrutar no corresponde a la categoría ‘premium’.

d) Esto último genera una merma importante de ingresos en los clubes por la venta de entradas en el sector visitante, lo que agudiza aún más la economía de las instituciones.

e) Por temas de distancia, escases de convocatoria y categoría devaluada, los partidos carecen de atractivos, y en ocasiones hasta el mismo público local deja de concurrir masivamente a los estadios (no es lo mismo para la numerosa parcialidad convocante de Talleres de Córdoba ver a su equipo en Primera jugando contra Belgrano, que hacerlo en la tercera categoría ‘Argentino A’ contra Crucero del Norte).  Así, la debacle en los ingresos de las instituciones se acentúa aún más, agravando las dificultades para afrontar sus compromisos.


Nuestra propuesta

Los torneos deben ser, o al menos intentarlo: equitativos, justos y económicamente solventes.

De acuerdo a la propuesta elaborada en 2000 por quien escribe esta nota, el Campeonato Nacional debe alcanzar la máxima categoría (‘A’ y no ‘B’), y podría organizarse del siguiente modo:

Dividir al país en 3 zonas o regiones, con un mínimo de 18 equipos en cada una.

A modo de ejemplo (y tras respetar y garantizar la participación de las instituciones que ya intervienen en Primera, sumado a los que ingresarían por un reclasificatorio) una hipotética Zona 1, podría incluir a instituciones linderas a Capital Federal y Gran Buenos Aires, como:  Boca, River, Independiente, Racing, San Lorenzo, Huracán, Velez, Ferro, Gimnasia, Estudiantes, Tigre, Argentinos Jrs, All Boys, Atlanta, Chacarita, Banfield, Lanús y Arsenal. 

La Zona 2 (o centro - norte): Colón, Unión, Rosario Central, Newell’s, Atl. Rafaela, Tiro Federal, Gimnasia de Concepción del Uruguay, Patronato de Paraná, Boca Unidos, Gimnasia y Esgrima de Jujuy, San Martín de Tucumán, Atlético de Tucumán, Juventud Antoniana de Salta, Gimnasia y Tiro de Salta, Guaraní A. Franco de Misiones..., entre otros.

La Zona 3 (centro - sur): Talleres de Córdoba, Belgrano de Córdoba, Instituto de Córdoba, Racing de Córdoba, Godoy Cruz de Mendoza, Independiente Rivadavia de Mendoza, San Martín de Mendoza, Deportivo Maipú de Mendoza, Desamparados de San Juan, San Martín de San Juan, Aldosivi de Mar del Plata, Olimpo de Bahía Blanca, Ramón Santamarina de Tandil, Huracán de Tres Arroyos, CAI de Comodoro Rivadavia, Brown de Puerto Madrin, Cipolletti de Río Negro..., entre otros.

Es importante destacar que la propuesta incluye para cada zona sus respectivos torneos de ascenso.

El campeonato puede ser corto (a una rueda, con sorteo de localías) o largo (dos ruedas con localías repartidas).

Y con el fin de jerarquizar cada zona, se incorporarían cuatro interzonales por rueda (por sorteo previo). De este modo, se avala que distintas ciudades del interior reciban a los más renombrados clubes de nuestro fútbol, o bien a aquellos que ese momento estén desplegando el mejor juego.

En este sentido, Boca, River, Independiente o Racing llevarían su impronta a Río Negro a la hora de enfrentar a Cipolletti; o a Salta, cuando les toque dirimir un partido con Juventud Antoniana. Constituyendo esto una verdadera fiesta para su gente, del mismo modo que lo fue recientemente en Puerto Madrin cuando Brown de esa localidad recibió a River Plate (evento considerado como el más importante en la historia deportiva de esa ciudad). 

Los campeones de cada zona jugarán un cuadrangular para establecer quién es el verdadero Campeón Argentino; y éste accederá a la Copa Libertadores, a la Sudamericana y a la semifinal de la Copa Argentina.

Además, los tres jugarán la Sudamericana, pero quien posea el mayor puntaje de las tres zonas también accederá a la Libertadores. 

El equipo restante para disputar este petit torneo junto a los ganadores regionales, saldrá de un triangular previo a jugar entre los tres subcampeones de la zona 1, 2, y 3.

El ganador de los subcampeones, también adquirirá el derecho a disputar la Copa Sudamericana.

El resto de los equipos con mayor puntaje de cada zona dirimirán entre sí, en sendos torneos reducidos, las plazas restantes a cada copa. 

Como se dijo, puede mantenerse o no el actual sistema de Apertura y Clausura, que consagrará a dos campeones por año.

Se decretará el descenso de los dos últimos de cada zona. Y podrá haber una o dos promociones, en todas las categorías.


Este campeonato permitirá que...


- Se nivele para arriba el fútbol argentino.

- Los descensos no sean vividos como un drama, y con esto podría disminuir el volumen de violencia existente, ya que existen mayores posibilidades concretas de participar prontamente en el circuito privilegiado.

- Que el actual torneo de la ‘B’ Metropolitana vuelva a ser de segunda categoría y no de tercera como lo es actualmente. Idem para la ‘C’ y la ‘D’, significando una auténtica reparación histórica.

- Que las instituciones del interior que hoy militan en el Argentino ‘A’, ‘B’ o ‘C’, tengan la posibilidad de jugar en Primera o en los respectivos torneos de ascenso de cada zona, compartiendo y disfrutando su gente de la verdadera fiesta que ofrece este espectáculo deportivo.

- Que el fútbol argentino se sobrevalúe en su totalidad. Y con este impulso, haya una mejora en todos los niveles de trabajo que genera esta actividad.


¿Es económicamente viable?


Su instrumentación, la práctica y el tiempo tienen la última palabra.

De todas formas, el fútbol se encuentra hoy en terapia intensiva con pronóstico reservado. Y esto tal vez ayude a la mejoría del paciente.

Es importante destacar el mensaje ‘inclusivo’ en todos los niveles, que baja de las más altas esferas del gobierno nacional, sumado a su participación activa a través del Fútbol para Todos.

De modo que, el fomento que se le puede dar a este tipo de competencia federal a través de la televisión pública puede garantizar el arribo de un paquete publicitario de jerarquía en los clubes del interior, que ayude a fortalecerlos y apunten a un crecimiento sostenido en el futuro.

Tal vez, a los dirigentes e hinchas de Rosario Central, Newell’s, Unión o Colón, no les agrade la idea de separarse de la actual estructura por la imposibilidad de enfrentar a los ‘grandes’ y embolsar una buena recaudación.

Pero...  no hay duda que por la infraestructura de cada uno siempre pelearán bien arriba, además, los interzonales y la lucha por el título o el ingreso a las copas compensarán un poco ese desfasaje.

Por supuesto que esta reestructuración en los torneos puede perfeccionarse, habrá matices para evaluar y otras propuestas para analizar e incorporar a su estructura.

Desde Para Todos, se ha intentado instalar el debate hace once años. Y ahora, reflotamos la idea para que al menos pueda obrar como alternativa y constituya un auténtico instrumento de estudio.







 

 



-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------------------

-----------------s------------

-----------------------------

Haga click en la tapa si desea ver la última edición de Para Todos, en papel

En la parte superior (en color celeste), está el número de cada página que usted podrá visitar. Y con el cursor, puede desplazarse a lo largo y ancho de la publicación

-----------------------------

En Papel: Periódico Mensual de Distribución Gratuita en Zona Norte. Para Todos no se hace responsable por los conceptos vertidos en las notas firmadas y las colaboraciones son ad honorem. Director y Propietario: Claudio Omar Antunovich. Asesora Legal: Dra. Aída Turiel. Teléfono de la Redacción: 15-5148-1442